domingo, 12 de octubre de 2008

mentiras mediáticas

(54ª parada)
“Poned a prueba todas las cosas y quedaos con lo que resulte ser bueno”.

(1ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, cap. 5: 21)

En el baile pendular en que nos movemos continuamente, pasamos de la mecánica de Newton a la mecánica cuántica, del blanco y negro a todas las escalas de grises, de un hombre a imagen y semejanza de Dios a un dios a imagen y semejanza del hombre, de las verdades absolutas a las verdades relativas, de la represión al libertinaje, del oscurantismo a la ilustración... y así, hasta el infinito de las cosas que el género humano es capaz de abarcar. Pero hay algo que no cambia: siempre ha sido un mal asunto para los débiles. Porque, o se dejan arrastrar (¡qué remedio!) por la corriente de los poderosos, los astutos, los aventajados, que les han impuesto su verdad con paternalismo o bajo amenazas, o se topan en la más absoluta ausencia de referencias a las que agarrarse (al menos, en apariencia... porque esto nunca se cumple). Lo siento por ellos (¿ellos? ¿nosotros? ¿vosotros?), porque siempre danzarán al ritmo que marque la batuta de los que dirigen el cotarro.

Preocupante es el poco análisis que se hace de las cosas. Análisis riguroso, honesto y libre de manipulaciones, quiero decir. Hoy en día, se eligen las fuentes que más convienen a cada cual. A la carta. El que diga lo que quiero oír, lo que creo que me conviene o me favorece, ése se convertirá en mi guía. Recuerdo esas veces en que se avisa a la audiencia, ante la emisión de escenas consideradas poco soportables por los que todavía conservan algo de estómago: Lo que les vamos a mostrar a continuación puede herir su sensibilidad. En fin, una de las cosas que más está hiriendo la sensibilidad de las personas es la verdad. Se hace insoportable. Tanto tiempo viviendo sobre la alfombra de las propias convicciones hace que miremos con mucho desagrado a quien intente pegar un tirón de esa alfombra que está bajo nuestros pies. No consentimos que nadie nos haga perder el cómodo equilibrio en el que vivimos, por culpa de sus verdades. Por eso, en ámbitos como el periodismo, la política, la religión ¡e incluso la ciencia, aunque cueste creerlo! ya se decide qué se puede presentar como verdad y qué no se puede presentar bajo esa etiqueta. Al final, qué caramba, si todo es relativo y vivimos en esta sopa cuántica, qué importa qué es verdad y qué no lo es. Dependerá del color del cristal con el que se mire. En esto estamos. Hemos pasado de la censura pura-y-dura de antaño a la otra censura, más refinada e igual de perversa, que nos filtra los hechos para que asumamos que su verdad es la verdad. Es cuestión de elección, nada más.

Una última cosa: ¿se puede justificar una mentira que sirva para revertir una situación injusta? Plantea un debate moral interesante. Pero ¿y si es la mentira la que hace que esa situación se vea como más injusta de lo que pueda ser en realidad? Esto ya es jugar con fuego. Para los que estén a cuadros, les diré que me había propuesto que NUNCA en mi blog me metería en un asunto tan turbulento como el siguiente, en el que (como cada hijo de vecina) tengo mi verdad, pero que entiendo que es un tema gravísimo que no se está abordando desde la razón, sino más bien desde la pasión, negando la posibilidad de soluciones. Y a pesar de todo, es que ya estoy hasta los mismísimos, con perdón. Odio a los metirosos en sus versiones más retorcidas: a los manipuladores, a los chantajistas emocionales, a los que se sirven de la mentira para salir de rositas de los envolados que ellos mismos suelen organizar, a los que dan vuelta a tortillas mintiendo y fuerzan a una división del mundo en partidarios y enemigos. Si no se puede decir la verdad, se calla uno y listo.

Así que, aviso: lo que usted vea o lea a continuación (y me refiero a los enlaces que propongo) puede herir gravemente su sensibilidad. Cuando el fingimiento llega al extremo de la ficción cinematográfica, es normal que se le haya puesto el término de [Pallywood] (en evidente referencia a Hollywood), que se hayan sacado a la luz vídeos como [éste] y [éste], o que se escriban cosas como [éstas].

Nunca me gustó la frase: “Yo estoy en posesión de la verdad”. Siempre preferí que fuera la verdad la que me poseyera a mí. Pero esto no es nada fácil. Hay que ganárselo con mucho esfuerzo.

17 comentarios:

  1. holaa! no me puedo parar mucho! pero por el momento quería darte la bienvenida de nuevo(aunque llegue "algo" tarde)...cuando tenga un buen rato..leeré lo que me queda pendiente, que bueno verte de nuevo a la carga!
    un bico!

    ResponderEliminar
  2. ¿Sabes que pasa ahí?

    Aparte de la problemática territorial, algo solucionable desde el dialogo.

    Aparte del odio que sienten un pueblo contra el otro. No solucionable, pero si suavizable "perdón por los palabros".

    Llevan tantos años dándose de hostias, que no comprenden su vida si no es en parámetros de guerra, guerrilla, desgaste, etc...

    En cualquier caso te hago una pregunta. ¿Cuanto ruido mediático harían si no estuvieran en guerra?

    Porque son países pequeños en noticias. No tienen audiencia.

    Y la audiencia está aburrida de verlos así, año tras año, excusa tras excusa.

    Si yo pienso en el volumen de imágenes y de información de estos dos pueblos desde mi infancia hasta aquí, ocupan por desgracia mucho espacio en mi mente, siempre en guerra.

    Por otro lado son los artífices de que la Bíblia siga siendo un ente vivo gracias a ellos. Se siguen dando de hostias como entonces.

    Me pregunto entonces ¿Son capaces de escribirse un nuevo libro sobre el que andar sin perder su raíz y sin matarse?

    ¿Construir de verdad para su pueblo? ¿Crear imágenes nuevas en la psique global?

    No se... ¿Les compraría el mundo occidental una nueva versión de su futuro que no pasara por la guerra? ¿O nos interesa más que se sigan matando?

    Sin duda nos interesa tener contenidos que alimenten las noticias, y los informativos siempre nos hablan de miserias, si no pierden su sentido existencial y serían programas rosas.

    Estos sirven al credo, y el credo siempre está en guerra. Es una permanente tormenta de ideas, de dudas, de pasiones, de conveniencias, de intereses, de supervivencia, etc... ¿Alimentan su espíritu así? Si.

    El mundo es complejo, el credo más.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola de nuevo Ra...! Vengo de por ahí abajo.

    En varios blogs que leo se está tratando en estos días el tema de la Verdad, con mayúscula. Yo lo traté a propósito de la introducción del libro en el que estoy.
    y, mira que estoy creyendo en la Verdad, con mayúscula.

    Sobre el día a día, me quedo con esto que dices. : "Hemos pasado de la censura pura y dura de antaño a la otra censura, que nos filtra los hechos para que asumamos que su verdad es la verdad".

    Un beso graaaande.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo pienso que "La Verdad", con mayúsculas, no existe. Para mí existe un único color blanco, para un esquimal hay cientos de tonos blancos...

    Y si nos referimos al tema palestino-israelí, bueno, ahí lo que hay es un engañabobos. Como está muy feo hacer guerras en territorio propio, es ideal alimentar las que se producen en territorio ajeno. Quedan lejos, y no es lo mismo ver muertos en la televisión que al salir de casa. Es uno de los múltiples rings que existen esparcidos por el mundo. ¿El motivo? Pues creo que todos se reducen a uno: money, pasta, parné, dinero. Y poder.

    Y los contendientes quieren verse favorecidos por los que están aclamando fuera, que en cierta medida somos todos nosotros, por eso no tienen ningún tipo de problema en utilizar cualquier estratagema para que nos decantemos hacia su lado.

    Tengo claro que la gente del pueblo, como la de cualquier pueblo, lo que queremos es tener una vida tranquila, buscar un poco de felicidad, y poco más. Y los judios y palestinos son iguales que los aragoneses o los cacereños.

    El problema surge con la creación del Estado de Israel. Por lo que tengo leído y visto, así lo creo. Siempre me ha parecido injusto como se ha tratado al pueblo palestino.
    Dices que se inventan noticias: mal hecho, eso no se hace. Pero la peor de las mentiras es la propia guerra que allí existe.

    Todos tenemos una ideología, y todos nuestros actos reflejan ese pensamiento ideológico, entonces ¿porqué es más verdad Mi Verdad que la tuya, si partimos de que vemos el mundo de forma diferente? A mi modesto entender, esa forma diferente de ver y entender todo lo que nos rodea implica que la verdad es siempre subjetiva.

    Y yo buscaré siempre convencer al resto del mundo que la mía, es la mejor, la única.(Bueno, es un ejemplo, porque yo soy de las personas que aún no compartiendo opiniones, siempre trato de comprender y respetar las de los demás -por eso no podré ser política jamás, jijiji-) Las clases sociales dominantes, los Estados más fuertes, las multinacionales...hacen lo mismo. Su verdad es la única. Es la forma que tienen de justificar su proceder y si éste no es el adecuado, el justificar el mantenimiento del status quo en el que se encuentran.

    Y a quien no le guste esta Mi Verdad, pues solo le diré: "La verdad está ahí fuera".

    ;-)

    ResponderEliminar
  5. No sé que me revoluciona más. El descaro manipulador o la irresponsabilidad de los medios. Pero no por eso hay que bendecir a nadie. En esa podrida guerra no hay más que rencores milenarios y posturas irreconciliables. Todo un asco.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Me causa naúseas esa guerra ya...
    Donde tanto fanatismo, tanto miedo, tanta mentira, tanta hipocresía, tanto engaño, tanta menipulación existe...casi que vomito de pensarlo.

    La verdad es un término que para nada es dominable, ni se puede poseer, porque la verdad de hoy, puede no ser la de mañana.

    La verdad es subjetiva, y cada cual puede creer poseerla, o no, pero es seguro que el que más se acerque a ella, no la utiliza con fines dañinos.
    Yo siempre he sido defensora de lo que nosotros conocemos coloquialmente como la verdad, la verdad para evitar enfrentamientos, malentendidos, engaños, etc.

    Tú, en este post, hablas de la verdad desde una perspectiva mucho más pura y más social.

    Ojalá la verdadera verdad (valga la redundancia) formase parte de guerras y paces...

    Siento ser tan pesimista, pero creo que eso ya nunca va a ser posible.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. En el mundo de ahora efectivamente cada cual escoge su verdad y se queda más pancho que una lechuga. Pero no es así. Hay una verdad con la que hay que ir por delante y a todas partes. Estoy totalmente de acuerdo con Xiketä. A mí también me dan ganas de vomitar. Tanto engaño, falsedad y todo por puro egoismo, ya sea a nivel individual o colectivo. Ya sea por uno mismo o por el supuesto bien común,

    Lo cierto es que hay verdades y el o los que quieren se las pasan por el forro.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. La mentiras mediaticas son las grandes verdades de nuestro tiempo.
    Todo el mundo habla , opina y da "su verdad" que naturalmente es la verdad verdadera .
    Me viene demasiado grande la palabra verdad y de alguien que se dice en posesión de la verdad hay que correr como de la polvora .
    Lo de Palligood si que es impactante ( que miedo)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No conocía este documental y tampoco el término Pallywood pero sí sé lo que es manipulación y mentir en los medios para conseguir que la masa crea o haga lo que "nosemuybienquien" quiere hacer creer o hacer
    Me parece increíble todo esto que se ve, pero lo que más me hace temblar es que creo firmemente que es posible mentir a esa escala, en un terreno tan movedizo como es Palestina e Israel. También es cierto que, después de conocer ésto, uno no se debe quedar en que todo es manipulación

    Vivimos en la era de la información y eso es bueno y malo. Estoy a favor de saber, de conocer, porque lo necesito, para mi es vital, pero no se debe caer en la verdad absoluta, en un blanco y negro. La realidad es ese péndulo al que te refieres, no estamos sobre él, nosotros lo vemos moverse y creemos según los criterios que tenemos dentro.

    TEma complejo que no se puede resumir en un solo post y en comentarios, daría para mucho más, pero que está bien conocer para rumiar por dentro.

    Chico, se me resisten los escritos en mi blog pero veo que ganas de "largar" ya tengo :)
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Hola Rain, me ha resultado interesante este post... hablar de la verdad es para mi inseparable de otros dos conceptos que a veces se evitan.
    Creo que si se habla de verdad hay que hablar también de libertad y que la una depende de la otra, y la falta de una pone en peligro la otra.

    Y a la vez me gusta tratar este tema metiendo otro concepto muy vinculado, el de la mentira.

    Es mas creo que esta es la causa más profunda de los males que padece nuestra sociedad, son mentirosos, somos mentirosos y con ello socavamos directamente la libertad y la verdad.

    Un abrazo de “verdad”.

    ResponderEliminar
  11. Estimado raindrop!!!! vaya pedazo de articulo bueno que nos traes, es una gozada leerte y luego reflexionar, detrás de tus textos siempre llega la reflexión posterior y............da para mucho.

    Hoy tenemos un fallo enorme en la comunicación, si la comunicación no estuviese tan deteriorada, machacada, maltratada etc....seguro, pero seguro que los problemas del mundo se solucionarian la mitad o más de la mitad.Ya no importaría tanto estar en posesión de la verdad o creerlo, ni tan siquiera esa "razón"tendría tanto peso.
    Tenemos muchos más recursos de los que creemos para solucionar tantas cosas, tantos conflictos...
    Desde mi realidad recibe un abrazote.

    ResponderEliminar
  12. El problema está en distinguir la verdad del modo de presentarla. Pallywood sabe bien obtener beneficios de presentaciones escenificadas de imágenes que venden como rosquillas con muy buenos beneficios.
    Pero la verdad es en el fondo otra. Y desde luego en todo este juego los palestinos llevan la peor parte. Ahora va a resultar que la escenificación de ciertos documentales va a hacer creer que los palestinos se han inventado todos sus muertos o que los colonos israelíes se han asentado en territorios propios o que Israel ha respetado los acuerdos de la Onu.
    En fin, puede haber exageraciones pero ninguna exageración hace falso lo verdadero.

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Te confieso que no había oído hablar de Pallywood.
    Cuántas "verdades" tenemos interiorizadas y resulta que no son más que burdas manipulaciones.
    Hoy me dejas pensando, amigo.
    Excelente post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola rain, como tú he vuelto a nuestro mundo y de momento no pienso volver a salir de él...
    Complicadillo el tema que nos propones, verdad? sabemos seguro que es?,vivimos rodeados de mentiras profundas como peces en el agua, por supuesto que el "sucio mercadeo" con una guerra tan larga y de difícil solución como esta es algo bochornoso, pero ya sabemos el dinero y el poder todo lo pueden... ¡¡pena¡¡
    Lo peor de todo es que las mentiras las tenemos tambien muy cerca,en nuestro propio país, y seguimos tragando.
    La pregunta es, por qué somos tan manipulables?, dónde están las acciones?...de momento nos seguimos quedando en el patio de vecinos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ante todo, insisto en que no voy a entrar en el conflicto en cuestión. Es imposible ponerse mínimamente de acuerdo en algo en lo que entran tantas y tantas variables (objetivas y, sobre todo, subjetivas).
    Apenas quería hacer una reflexión acerca de lo fácilmente manipulables que somos por los medios. Y no habría más que hacer referencia a un hecho de aquí: el lío y guerra de medios que nos trajimos con el 11M (al margen de lo verdaderamente grave, que fue el atentado en sí) con una teoría de la conspiración incluída. En fin, no hay nada como creer en algo para verlo como una realidad, lo sea o no lo sea.
    En el caso que traía hasta aquí, la vuelta de tuerca no está en la autoría de un hecho (lo que se dudaba en el 11M), sino en el cuestionamiento del propio hecho (indudable en el 11M). Y dejo claro que no estoy haciendo extensivo a TODOS los casos lo que se presenta en estos vídeos. Eso sí sería manipulación. Sólo me refiero a estos casos en concreto (pero ¡vaya con las repercusiones que estos acontecimientos tuvieron a posteriori!).
    Lo que unos ven de una forma, otros lo verán de otra. Por ejemplo, aquí coincidimos en que ETA es una banda terrorista. En Estados Unidos se les llamaba grupo independentista vasco. Acepto que cada cual crea lo que crea, del mismo modo que me gusta que los demás acepten mis propias creencias. Y cuando hablo de "aceptar" no hablo necesariamente de "compartir".

    ResponderEliminar
  16. aurora
    Gracias por tu bienvenida :D
    besos

    susana
    Ya te digo que no entro en el hecho en sí. Lo que planteo son las tragaderas de quien no está en el ajo y no pide pruebas para confirmar si lo que se dice es así o no es así. Es como la rumorología de la comunidad de vecinos (por decir algo):
    -Oye, que la del 5ºD está liada con otro sin que lo sepa su marido...
    -¿Ah, sí? Pues vaya furcia...

    En fin, ya me entiendes.
    besos

    yuria
    Ah! gran palabra, la Verdad. Pero como concepto está muy cuestionado.
    Yo también creo que existe la Verdad; pero como no lo puedo demostrar, lo creo en privado :D
    besos

    pilar
    El ejemplo del blanco no me sirve como "demostración" de que no existe la verdad. Para nuestra mente limitada, existe lo que se demuestra que existe y no existe lo que se demuestra que no existe. Del resto no podemos decir nada seguro.
    Sobre la subjetividad: las opiniones y las creencias son subjetivas, pero los hechos no lo son. El detallado y correcto análisis de los hechos nos ayudará a tener una opinión más ajustada a ellos (un poquito menos subjetiva). Pero esto parece interesar muy poco al mundo mediático en que estamos inmersos. Ya ves cómo cada medio cuenta las cosas según les conviene. Pero los hechos son los mismos.
    besos

    instigador
    Precisamente, quería destacar lo que pones de manifiesto en la primera parte de tu comentario.
    Por lo demás, no creo que se trate de una guerra de "buenos" y "malos" como tantas veces nos la quieren presentar.
    un abrazo

    xiketä
    No te quepa duda de que en un estado de guerra se cambia la verdad por la propaganda, que es esa forma descarada y manipuladora de hacer creer que la "verdad oficial" es "La Verdad".
    besos

    siberia
    ¿Y crees que quien está dispuesto a matar a un semejante no está dispuesto a renunciar a la verdad? La guerra y lo verdadero difícilmente pueden caminar de la mano. Ni siquiera en situaciones de paz ("paz" de esas maneras) podemos contar con que no nos estén mintiendo. Y no me estoy refiriendo al conflicto en Medio Oriente.
    besos

    ResponderEliminar
  17. churra
    Totalmente de acuerdo contigo en todo :D
    besos

    avellaneda
    Ya dije antes que sólo me refiero a estos casos en concreto, porque son los casos de los que hay pruebas. No se puede afirmar algo como la "verdad verdadera" sin pruebas. Y la búsqueda de esas pruebas suele ser tarea que a pocos importa... Ahí está el drama de este asunto de los medios de comunicación: grandes titulares con noticiones y diminutas rectificaciones (si las hay) cuando se demuestra que el notición no lo era. La cadena francesa que editó las imágenes de Al-Durah fue procesada en Francia por falsedad informativa.
    jajaj "ganas de largar"... pues "larga", "larga" ;D
    besos

    estrella altair
    Esa asociación que haces entre VERDAD y LIBERTAD es acertadísima. Me gusta mucho que lo hayas comentado. No puedo menos que recordar las palabras del Maestro galileo cuando dijo: La verdad os hará libres.
    besos

    sara
    Gracias por tus elogios.
    Coincido plenamente contigo en que esa función primordial de la comunicación se pierde cuando se contamina de intereses particulares (ocultos o manifiestos), que desvirtúan la realidad de las cosas.
    besos

    ybris
    Me resulta algo chocante que llames "exageración" a la invención de noticias. No es más que falsedad. E insisto en que no se debe hacer extensivo cada caso concreto al total de los casos. Simplemente, que se analice cada situación y no se saquen principios generales.
    Por otro lado, en un conflicto las dos partes lo pasan mal. Tengo seres queridos viviendo en Israel (unos en Jerusalén y otros en Ashqelón) y que no están nada felices con lo que sucede allí. Esperan una solución satisfactoria para ambas partes, pero tienen que ver cómo sus deseos se postergan una y otra vez.
    Recuerda que, al respecto, el primer incumplimiento de resoluciones de ONU fue el ataque de las naciones árabes de la zona al recién estrenado estado hebreo y que supuso un coste en bajas a los israelíes de un 1% de su población civil. Recuerda también que la política judía de cambiar territorios por paz se vio frustrada por los tres NOes (NO a la paz, NO a la negociación, NO al reconocimiento del estado de Israel) que los soviéticos impusieron a los países árabes y que fue posiblemente este hecho el que desembocara en un gravísimo enquistamiento del conflicto.
    Pero de nada sirve mirar hacia atrás. Las soluciones que se encuentren estarán en el futuro. Por mi parte, sólo espero que (¡por fin!) el estado de Israel dé carpetazo a la tropa de ultraortodoxos mantenidos con fondos públicos (y que gozan de bastante antipatía en el común de la ciudadanía), que es lo mejor que puede hacer para dar un paso hacia adelante.
    Que quede claro, por supuesto, que respeto tu opinión y agradezco que así la expreses.
    un abrazo

    tanhäuser
    Poca gente ha oído hablar de Pallywood. Sin embargo, la opinión más correcta sólo puede surgir del conveniente contraste entre todas las fuentes disponibles y la indagación en las pruebas reales, si es posible.
    Nos conformamos con que nos lo den todo masticado. Y, con esto, creemos que tenemos una opinión bien fundada. Qué error, ¿verdad?
    Gracias por tu visita :D
    un abrazo

    sib
    Creo que sólo puedo decirte una cosa: que me alegra profundamente volver a leer uno de tus comentarios después de que hubiera pasado tanto tiempo sin que haya sabido nada de ti.
    Espero que estés bien. Y que sepas que aquí tienes un amigo :D
    un besazo

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, algo importante le faltaría a este post.

Gracias por mejorarlo :D