lunes, 27 de agosto de 2012

universo en decadencia

(área de descanso nº 193)
La cuerda cortada puede volver a anudarse,
vuelve a aguantar, pero
está cortada.

Quizá volvamos a tropezar, pero allí
donde me abandonaste no
volverás a encontrarme.

(Bertolt Brecht, "La cuerda cortada")

The Red Cave by Robyn Miller on Grooveshark

Hay días en que todo mi universo parece estar sostenido por una cuerda. Una miserable cuerda, vieja, desgastada, a punto de sucumbir por el peso de cada instante...
Todo en vilo. Todo pendiente de una cuerda carcomida por desengaños, deteriorada por desalientos, roída por dudas, sobrecargada de certezas.

Una cuerda para volverme loco.

Y el universo engorda con una nueva duda y una nueva certeza:
Se romperá la cuerda, y ahora que ya nadie lo puede sostener, ¿adónde irá a parar todo este pobre universo en su ciega caída?

43 comentarios:

  1. Todos tenemos días malos, pero aunque a veces lo parezca, la cuerda no se romperá. No nos preocupemos por lo que no va a pasar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la narración de un recuerdo muy lejano. Y la cuerda sí se rompió.
      besos :)

      Eliminar
  2. Y por qué le tenemos tanto miedo a la caída? a lo mejor debajo existe una piscina de bolitas de goma y un nuevo universo nos espera, cargado de sorpresas ;)

    Besoss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final la vida está llena de golpes. Se van acumulando con los años ;)
      muaaacks!

      Eliminar
  3. "una cuerda para volverme loco" (eres bueno muchacho)

    ResponderEliminar
  4. La brújula vital tiene muchas orientaciones como para sospechar que todas ellas caerán, si bien es cierto que partes nuestras, esenciales, son casi el fundamento de un todo.

    Sostente, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquella vez se rompió la cuerda y un nuevo universo se formó con los trozos del anterior.
      Ley de vida.

      Eliminar
  5. jamás lo habría pensado... aunque es muy válido hasta permitirnos tener esa clase.de.sentires o momentos... a veces creo que los hombres.lo tienen un tanto mas complicado sinceramente hay quien podria pecar de.demasiado optimismo y usar esa cuerda para hacer algún malabar ... los pesimistas la usarian para ahorcarse. mmmm hay que estirar. y tirar jalar o hasta destenzar siempre hallaremos una forma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Algunos universos llegan a suicidarse y nunca se sabe qué nuevos universos podrían haberse engendrado de aquellos otros...

      Eliminar
  6. Conozco esa sensación muy bien e incluso a veces esa cuerda se ha roto y he caído haciéndome mucho daño, en otras ocasiones caí de pie y otras muchas al mirar fijamente me he dado cuenta que no pendía de ella, que simplemente me aferraba tanto que no me daba cuenta que ese "miedo" no era real, la he recogido y la he dejado en una esquina. En todas esas ocasiones he avanzado, a veces a trompicones, otras muy dañada pero la sensación de vacío se deshizo.
    No sé muy bien cómo, quizá la cuestión es darle la vuelta y que seas tú quien sujeta la cuerda...
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, se aprende a caer con estilo ;)
      besotes

      Eliminar
  7. Me gusta la idea de la cuerda, si se rompe caerás pero no será por tu culpa, no dependerá de ti y podrás descansar, que tratar de no caer es agotador. Yo me siento caminando por el borde de una acera, haciendo equilibrios y tratando de caer siempre en el lado rosa, aunque a veces me muero por descansar un poco en la zona gris.
    Un beso enorme :-)))))))))))))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que domines la situación y seas una gran equilibrista :)
      un besazo

      Eliminar
  8. No se romperá, cuando tenemos la sensación de no poder más, cuando sentimos que caemos en picado y tocamos fondo, cogemos impulso y resurgimos. Sólo entonces somos conscientes de que la cuerda es elástica... ;)

    Todo pasa Rain, ésto también pasará.

    Espero que hoy tu día te recompense por el de ayer

    Un beso grande con achuchón fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las cuerdas también se rompen. Pero lo importante es que no se destruyan los universos :)
      abracibeso

      Eliminar
  9. No sé qué decirte, yo uso cadenas ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los coches en la nieve. O como los tanques.
      Wow! xD

      Eliminar
  10. Bueno, tod@s lo han dicho tan bien que no puedo decirte más...

    ResponderEliminar
  11. Habrá que hacerle un nudo, y luego otro y otro...así vamos subiendo -o bajando-, que una cuerda puede tener ambos sentidos. También se puede enrollar o hacer una espiral, pero esto complica mucho más la existencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una especie de ejercicio de sogaflexia jajaja
      besos :)

      Eliminar
  12. Está de tu mano, o haces otro nudo o te dejas caer, no hay más, ni menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasó que me caí. Y luego tuve que levantarme, claro. Pero eso también estaba de mi mano ;)

      Eliminar
  13. "Había una vez un hombre que estaba escalando una montaña. Estaba haciendo un escalamiento bastante complicado, una montaña en un lugar donde se había producido una intensa nevada. Él había estado en un refugio esa noche y a la mañana siguiente la nieve había cubierto toda la montaña, lo cual hacía muy difícil la escalada. Pero no había querido volverse atrás, así que de todas maneras, con su propio esfuerzo y su coraje, siguió trepando y trepando, escalando por esta empinada montaña. Hasta que en un momento determinado, quizás por un mal cálculo, quizás porque la situación era verdaderamente difícil, puso el pico de la estaca para sostener su cuerda de seguridad y se soltó el enganche. El alpinista se desmoronó, empezó a caer a pico por la montaña golpeando salvajemente contra las piedras en medio de una cascada de nieve.
    Pasó toda su vida por su cabeza y, cuando cerró los ojos esperando lo peor, sintió que una soga le pegaba en la cara. Sin llegar a pensar, de un manotazo instintivo se aferró a esa soga. Quizás la soga se había quedado colgada de alguna amarra… si así fuera, podría ser que aguantara el chicotazo y detuviera su caída.
    Miró hacia arriba pero todo era la ventisca y la nieve cayendo sobre él. Cada segundo parecía un siglo en ese descenso acelerado e interminable. De repente la cuerda pegó el tirón y resistió. El alpinista no podía ver nada pero sabía que por el momento se había salvado. La nieve caía intensamente y él estaba allí, como clavado a su soga, con muchísimo frío, pero colgado de este pedazo de lino que había impedido que muriera estrellado contra el fondo de la hondonada entre las montañas.
    Trató de mirar a su alrededor pero no había caso, no se veía nada. Gritó dos o tres veces, pero se dio cuenta de que nadie podía escucharlo. Su posibilidad de salvarse era infinitamente remota; aunque notaran su ausencia nadie podría subir a buscarlo antes de que parara la nevisca y, aun en ese momento, cómo sabrían que el alpinista estaba colgado de algún lugar del barranco.
    Pensó que, si no hacía algo pronto, éste sería el fin de su vida.
    Pero, ¿qué hacer?
    Pensó en escalar la cuerda hacia arriba para tratar de llegar al refugio, pero inmediatamente se dio cuenta de que eso era imposible. De pronto escuchó la voz. Una voz que venía desde su interior que le decía “suéltate”. Quizás era la voz de Dios, quizás la voz de la sabiduría interna, quizás la de algún espíritu maligno, quizás una alucinación… y sintió que la voz insistía “suéltate…suéltate”.
    Pensó que soltarse significaba morirse en ese momento. Era la forma de parar el martirio. Pensó en la tentación de elegir la muerte para dejar de sufrir. Y como respuesta a la voz se aferró más fuerte todavía. Y la voz insistía “suéltate”, “no sufras más”, “es inútil este dolor, suéltate”. Y una vez más él se impuso aferrarse más fuerte aun, mientras conscientemente se decía que ninguna voz lo iba a convencer de soltar lo que sin lugar a dudas le había salvado la vida. La lucha siguió durante horas pero el alpinista se mantuvo aferrado a lo que pensaba que era su única oportunidad.
    Cuenta esta leyenda que a la mañana siguiente la patrulla de búsqueda y salvataje encontró un escalador casi muerto. Le quedaba apenas un hilito de vida. Algunos minutos más y el alpinista hubiera muerto congelado, paradójicamente aferrado a su soga… a menos de un metro del suelo."

    Millones de besos y abrazos
    Si caes seremos muchos para cogerte (solo si es necesario).
    Más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita historia. Ya la conocía y no ha estado de más volver a recordarla.
      En aquellos días, después de desesperarme y tras imaginar un suelo a distancia incierta, solo podía pensar en esto.
      :)
      un besazo

      Eliminar
  14. Seguramente en realidad no caigas.
    Posiblemente, aunque cayeras no estarías tan alto como para matarte en la caída (aunque quizá desde tu altura actual te lo parezca)
    Y en cualquier caso, como dice el refrán, "caer es opcional, levantarse es obligatorio". Recogemos los pedacitos y volvemos a empezar, claro que sí. Es la vida, querido mío...

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me caí, pero no me maté.
      Quedan las cicatrices. Es el dibujo de la vida en la piel del alma...
      besos :)

      Eliminar
  15. Yo me encuentro en esta situación en ocasiones y últimamente muchas más de las que querría pero a veces `pienso algo parecido a lo que cree Aliena, a veces e digo a mí misma: "quizá es mejor caer, darte el golpe, pensar que no vas a poder levantarte y de pronto...elevarte, notar que no existe cuerda que la gravedad no ejerce tanta fuerza como yo creía ". Un beso, Raindrop

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la única opción muchas veces es caer. Olvidarse de la cuerda y caer.
      besiños :)

      Eliminar
  16. Como los monos, te amarras a otra cuerda.. otea a tu alrededor a ver donde hay. Cuantas lecturas tienen tus escritos, tantas como respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ¿te imaginas yo de Tarzán? xD
      un besote

      Eliminar
  17. Recuerda, tú eres aire, no puedes caerte ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de la temperatura, que ascienda o caiga ;)
      besos

      Eliminar
  18. Y otras veces uno esta deseando que ciertas cuerdas se rompan y no hay manera de romperlas, asi es la vida de inquietante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece el espíritu de la contradicción, pero es cierto.
      Unos no quieren caer, otros lo están deseando... y parece que tienen las cuerdas opuestas para cumplir sus deseos.

      Eliminar
  19. Lo que necesitas es a alguien que sujete esa cuerda cuando tú ya no puedas con ella. Dos cabos siempre son más fuertes que uno.
    Saludos!!

    yapagalaluz.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa persona era mi cuerda. Pero se rompió la cuerda, o dejó de sujetarla, o qué sé yo.
      Ahora todo eso ya quedó atrás.
      besotes :)

      Eliminar
  20. Y no crees mi estimado Rain, que muchas veces es mejor que esa cuerda se rompa por fin, que estar viviendo en continuo con ese pesar, esa inceertidumbre de cuando se romperá la cuerda? a veces es mejor que se rompa y nos permitan esa caida libre...que a veces existen los milagros hasta en la cuerda floja.

    Abrazotedecisivo con un pie casi, casi en el trabajín de nuevo.

    ResponderEliminar
  21. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes y guapos, te felicito!!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  22. A veces es mejor caer y terminar con todo que quedarse colgado.
    Las cuerdas también atan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Amigo mío, la única cuerda que se rompe es la del fin de tu vida. El último aliento. Cualquier cuerda que se rompa gozando de salud física no es solo mas que una enseñanza, para continuar por un camino nuevo.
    Siempre un gusto leerte.
    Te echaba de menos Rain. Muchos besos!!! :***)

    ResponderEliminar
  24. Por fortuna no hay caída que valga, el universo es infinito.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, algo importante le faltaría a este post.

Gracias por mejorarlo :D