jueves, 5 de julio de 2012

síndrome de stendhal

(área de descanso nº 186)
"Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme".
("Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio", 1817, Henri-Marie Beyle, Stendhal)

Santa María del Fiore, el Duomo. La soberbia cúpula de Brunelleschi. Estremecimiento. Battistero di San Giovanni, Santa María Novella, Campanile di Giotto, Ponte Vecchio, Ponte Santa Trìnita. Emoción. Debajo, el Arno, discurriendo sin prisa, pero sin pausa. Melancolía. Basílica di Santa Croce. Y el Panteón de las glorias italianas. Sepulturas de Michelangelo Buonarroti, Galileo Galilei, Ghiberti, Rossini, Vasari... Suspiro. Galería Uffizi. Venus, Madonnas, Anunciaciones. Sobrecogimiento. Frescos, retablos, relieves, sarcófagos, estatuas. Palpitaciones. Giotto, Fra Angelico, Masaccio, Lippi, Pollaiuolo, Botticelli, Leonardo, Caravaggio, Rafael... Excitación.
Y en ese instante apareciste tú.
Inesperadamente.
Desapareció el lugar, se desvanecieron los artistas, palidecieron las creaciones.
Y esta fascinación será incontenible para siempre.
Ya estemos en el desierto, bajo la cúpula estrellada, en un prado, en la colina, en el balcón, sobre las sábanas, a la sombra de los abedules, en la mañana, al atardecer, en la ciudad, en la orilla del mar, en las nieves... no se puede extinguir el incendio vehemente que comenzaste en aquel momento. Toda mi vida arde en la pasión de ese recuerdo perenne. El sello 224.

2 GOOD
2 BE
4GOTTEN

35 comentarios:

  1. No hay mayor belleza que la belleza natural.

    ResponderEliminar
  2. Wow! Firenze y todo lo demás...
    Una vez tuve sindrome stendhal, en Bonn, pero fue raro, porque no fue tanto por la belleza como por un conjunto de emoción que me superó. Fue en la casa natal de Beethoven. Saber que allí había nacido, crecido, compuesto sus primeras obras... me empezé a marear y me tuve que sentar :S (si es que no valgo pa' ná!)

    Qué recuerdo... esos son los que hacen "inmortales". Yo no creo que jamás haya inspirado nada así, y tampoco a mi. A mi las cosas se me van desvaneciendo poco a poco y tardan mucho en volver a aparecer, incluso a veces pasado todo (y también el tiempo) no terminan de aparecer... (creo que esto no tiene mucho sentido jajaja)

    biquiños, meteorólogo! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que la música también tiene un efecto stendhalógico muy fuerte ;)
      besiños

      Eliminar
  3. "Un lunar de tu cara a la pinacoteca nacional..."

    Toda mi única estadía en Florencia fue un gran Síndrome de Stendhal. Todas las obras me arrebataron el aliento, pero en donde verdad sentí que la belleza me mareaba fue en el sitio en donde está el David, de Miguel Angel. No podía irme de allí, miraba y miraba como si pudiera aprehender la perfección con los ojos, pero se escapa, es tan maravilloso que se vuelve inabarcable.

    En el palacio Uffici tuve la misma sensación frente a un par de obras de Botticelli. Tanto me impactaron que elegí ese lugar para situar un cuento que escribí por aquella época en donde el personaje conocía a una mujer en esa sala y quedaba prendado de ella. Lo titulé "Ut supra", narra básicamente esa misma pasión de la que da cuenta tu post, pero con un final desolador.

    Un beso grande. Siempre es lindo volver a leerte (cuando no lo hago es porque el tiempo no me lo permite)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartirlo. Ya sabes que para mí también es un placer ser leído por ti.
      besote

      Eliminar
  4. Qué bonito post :) Da envidia leerte.
    Hace 4 años estuve en Roma, necesitaba ese viaje cómo el oxígeno, con una guía en una mano y el diccionario de italiano (que no utilicé) en la otra me recorrí la ciudad. Fueron 8 días inolvidables en los que me pareció viajar en el tiempo. Aunque no apareció nadie que provocara el incendio del que hablas Jajajaja bueno y si hubiera aparecido lo mismo ni le veo, soy despistada por naturaleza y allí estaba embelesada con tanta maravilla.
    Este año vuelvo, ahora serán 15 días por el norte, de Milán a Venecia pasando por lago Como, Mantua, Brescia, Sirmone..... ya te contaré ;)
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por favor, tienes que contarme :)
      besos

      Eliminar
  5. No entendí el dato del sello hasta que he visto la fotografía.
    Demasiadas adivinanzas para un día. ;)

    Buenísimo. Estás que te sales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja hasta el final no se termina el post ;)
      Gracias

      Eliminar
  6. Tanta belleza junta.... no me extraña que te encuentres así ;)
    ¡Que recuerdos!
    Un post muy bonito, me has dejado casi sin palabras... (Nótese el casi)
    ¡¡Biquiños guapísimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja bien matizado el "casi". Pero me alegra que haya habido un "casi" ^^
      besitos

      Eliminar
  7. Buen sello el que nos dejas hoy Rain...y ese incendio necesario, tan necesario para despertar muchas veces y vencer ese miedo a caernos. Soberbia tu entrada de hoy. Te dejo mi abrazotedecisivo y que disfrutes el fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importante sello, sí. Hay cosas tan buenas que no se pueden olvidar.
      besos

      Eliminar
  8. Ha llegado el veranito, eh bambino? ;P

    ResponderEliminar
  9. Es un privilegio poder sentir el síndrome de Stendhal. Amigo tu y solo tu podrías explicar de ese modo ese cúmulo de sentimientos. Preciosa entrada. Ciao bambino molto besos jejeje :*)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si la hipersensibilidad es un privilegio o una molestia indeseada en ciertos casos ;)
      jajaja besos, guapa

      Eliminar
  10. Hola,solo decirte que me ha encantado tu forma de escribir,y si,como dices en tu perfil,empezaste a escribir por accidente,yo digo.¡¡bendito accidente el tuyo para mi!.
    Yo por mi parte acabo de empezar con mi blog,te agrego,
    por cierto,de las mías,mi preferida siempre fue:Santa María Novella...

    saludos de Emy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente por accidente, de verdad de la buena.
      Ánimo con tu blog y bienvenida al mío.
      besos

      Eliminar
  11. Nunca he sentido el síndrome de Stendhal, pero el otro día vi un reportaje en el que explicaban el por qué de la musofobia. Al parecer cuando vemos un ratón sentimos instintivamente la necesidad de matarlo, y el hecho de enfrentarnos al roedor y visualizarlo muerto nos provoca cierta presión.
    Yo pensaba que me daban miedo los ratones porque son asquerosos y te pueden saltar a la cara, pero se ve que no :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues a mí los roedores no, pero las arañas... ufff
      Y tampoco es que me mole mucho verlas muertas, con todas esas patas aplastadas, ighsss!

      Eliminar
  12. Curioso síndrome, a veces echo de menos algún que otro incendio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Para llamar al cuerpo de bomberos? jeeeejejeje

      Eliminar
    2. Con uno solo me llega jaja..no podría con el cuerpo entero

      Eliminar
  13. "No fue culpa mía si aquella mañana me encontré con la belleza...".
    «Alexis o el tratado del inútil combate»
    Marguerite Yourcenar

    (El comentario no es mío, lo dejó un amigo en mi blog en una entrada del pasado verano.)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vaya comentario bonito. Gracias por traerlo aunque haya sido prestado ^^
      besos

      Eliminar
  14. Uff menos mal... Siempre eres tan correcto, y yo tan lo contrario, que nos repelemos a pesar de que coincidimos en muchos sitios.

    Hoy sí. Hoy me has ganao.
    No creo que se repita mucho, pero nunca me escondo y tenía que decirte que hoy me has gustado lo más grande.
    Aunque a partir de ahora sigamos pensando mútuamente que somos dos "petardos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemmm... vaya, pues no sé. Yo no pienso que seas una petarda. Otra cosa es que no tengamos intereses comunes y por eso no nos hayamos aficionado mutuamente con los blogs de cada cual. Que tampoco es repelerse, simplemente es no coincidir. Nada grave.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  15. El viaje de fin de curso de mi carrera fue a Florencia.Había un tío raro en nuestra clase.Se quedó allí ingrasado con ese diagnóstico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja me parto, "un tío raro" xDD
      ¡pobre! jajaja

      Eliminar
  16. Yo me quedo con algo que me dijeron el otro día, cuando estaba hecha una piltrafilla. Fue probablemente el mejor piropo que me hayan dicho JAMÁS y desde luego procedía de una de las mejores personas que pululan por los sitios que frecuento en este mundo 2.0, que para mí, ya es indistinguible del real.

    GRACIAS REQUETEGUAPO!!!!

    (ay)

    ResponderEliminar
  17. Estoy segurísimo de que te merecías ese piropo que te dijeron :)
    muacks!

    ResponderEliminar
  18. Prometo que he tenido que mirar lo del sindrome............... en los viajes me gusta poder contemplar lo poco o mucho que en ellos pueda DESCUBRIR, intento no estresarme en VER, sino en disfrutar lo que veo y descubro...........aunque reconozco que Italia es especial.......pero siempre se puede volver.

    Chicago VS Madrid

    Besos que viajan de un lugar a otro.

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, algo importante le faltaría a este post.

Gracias por mejorarlo :D