lunes, 2 de julio de 2012

yo no quería, pero

(parada por embotellamiento... ¡hala! ¿qué hace ahí toda esa gente?)

Me había dicho a mí mismo que no escribiría sobre el tema, pero no sé cómo hago para acabar traicionándome de esta manera. En fin, para eso está un blog: para soltar lastre mental, entre otras cosas. Toda la Eurocopa sin mencionar el asunto y ahora que ha terminado, ¡zas! post futbolero-eurocopero.
Vaya por delante que de fútbol no me apetece comentar casi nada. Empiezo a sentirme excluido de esa cosa. Me pasa lo mismo que con el ciclismo hace años: cuando las crónicas de ciclismo se empezaron a parecer más a noticias de hospital y laboratorio que a noticias de deportistas y bicicletas, se cortó de raíz mi afición por todo aquello. Ahora con el fútbol me empieza a pasar otro tanto, por otros motivos. Me resulta aburrido el estilo que se ha impuesto como el aceptado por la mayoría (en juego, pero también en impacto mediático, tipo de periodismo, comportamiento de aficiones, etc). Ya sé que no hay que hacerles caso a las mayorías. En la Edad Media, la mayoría sostenía que la Tierra era plana, pero eso no hizo más llano al planeta ni un poquito. Las mayorías no tienen por qué sostener las posturas más veraces y, en materia de gustos, ni siquiera existen ese tipo de posturas... Lo que pasa es que me cansa tener que discutir y justificar mis gustos en algo que se supone tenía que ser divertido, pero acaba siendo una pugna para ver quién sostiene la mejor mentira de todas. Me cansa.
El fútbol es un deporte físico al que me aficioné hace muchos años. Admiré la nobleza en el campo del estilo inglés, a la vez que detesté a sus hooligans. Me gusta el fútbol vibrante, físico, atlético, incluso vertiginoso, sin fingimientos, con calidad y que se juegue deportivamente. Ahora el estilo que impera es el de posesión hasta que se duerman los más insomnes. Es curioso que en otros deportes físicos como el baloncesto o el balonmano, se castigan las posesiones muy prolongadas con final de tiempo de posesión o pasividad, respectivamente, y el balón es para el equipo contrario. Se busca la máxima actividad, no cansar al rival por aburrimiento. Al final, en un partido de fútbol de 90' solo unos 15 de ellos han sido algo interesantes (en el mejor de los casos) y el resto, tiempo de relleno. Las cinco sextas partes de relleno, qué exceso. Bueno, esta es mi opinión. La mayoría opinará otra cosa y no lo pienso discutir.

De lo que quería hablar (como decía antes de soltar este párrafo-ladrillazo y demostrando, por tanto, poca coherencia) no es de fútbol, sino de otras cosillas a propósito de esta Eurocopa. Ha habido de todo. Por ejemplo, me reafirmo en la satisfacción de que nuestro himno nacional no tenga letra. Después de escuchar cómo los futbolistas italianos perpetraban su himno antes de la final (Buffon con los ojos cerrados y a pleno pulmón, qué espectáculo, qué forma de desafinar, qué tromba de agua pudo haber caído sobre Kiev), creo que es la mejor opción: me alegré de que los nuestros no se vieran obligados a vencer en esa demostración de patriotismo facilón, gritando como posesos una letra inflamada mientras sonaba el clásico chunda-chunda. Bueno, minucias.
Quizás lo más gordo se ha cocido después de la final, con las redes sociales enfrentadas entre los alegres y bulliciosos celebrantes del triunfo, por un lado, y por el otro quienes los acusan de frívolos en medio de una situación político-económico-social desesperante. Y quizás me ha chocado mucho el extremismo con el que afrontamos estas cosas. Me explico: ¿por qué mezclar dos asuntos que no tienen nada que ver? Ni los que han celebrado el triunfo de la Selección son una banda de irresponsables a quienes no les importa el momento que nos toca vivir, ni los que han pasado del evento futbolístico son unos amargados que no saben divertirse (y seguro que lo han hecho con un libro, una película, un concierto o lo que hayan preferido). La clave está en la palabra divertirse o diversión. Porque "divertir" es apartar, desviar, alejar, dirigir la atención momentáneamente hacia otros intereses con el fin de lograr algún tipo de alivio. Es una necesidad y más cuando más aprietan las circunstancias. Es tomarse un respiro para volver a la carga con más fuerzas. No es preciso que estemos martirizándonos todo el tiempo y agotando nuestras energías sin sacar nada en limpio.
Me parecería de mal gusto, por ejemplo, presentarme en medio de un banquete de boda, mientras todos los invitados están dando cuenta de un suculento menú, y ponerme a repartir fotos de desnutridos niños africanos, famélicos y devorados por las moscas. ¿Es que esa realidad no existe mientras se celebra el banquete? Claro que sí. Pero, ¿es necesario destrozar una celebración para recordarlo en ese preciso instante? No lo creo. Eso se piensa antes, siendo más austero en la preparación y donando la diferencia para esa causa, o después, remangándose y trabajando por quien lo necesite. Pero hay un tiempo para cada cosa.
Otro tema es que los que celebran esta victoria futbolística, decidan ahora no bajar de la nube en varias semanas, viviendo ahí arriba en una ficción. Eso no ayudaría. Pasado el divertimento, hay que volver a la faena. Que cada cual tome sus ejemplos. Alguien se fijará en estos triunfadores (niños mimados y millonarios para unos, deportistas de éxito no regalado para otros), otros elegirán otros modelos. Perfecto. Pero manos a la obra.

¡Ah! y, por cierto, me parece muy bien que haya tanta gente que exalte a los manifestantes como modélicos (en plan: bien por los manifestantes, mal por los celebrantes que no salen en la misma cantidad cuando hay que protestar), pero hay algo que falla en esto. Es solo una reflexión. Se ha dicho mucho que los políticos actuales están dilapidando todos los logros que alcanzaron y debemos al activismo de nuestros abuelos. Pero resulta que nuestra clase política, esta que tanto daño está haciendo (y algunos son hijos de aquellos abuelos), se nutre principalmente de los manifestantes de mayo del 68. La manifestación no es la panacea si luego todos los ideales por los que se lucha se pierden en el olvido de la comodidad, las satisfacciones, la complacencia, los halagos, la indolencia y los dispendios. Habrá que tenerlo en cuenta para no ser tan olvidadizos como los que nos han precedido.

El camino de la excelencia es arduo. Un grupo de futbolistas ha cumplido sus objetivos por ese caminito y pasando de ciertas críticas (más destructivas que constructivas). Al resto no nos sirve de nada lo que ellos hayan conseguido para sí mismos, quizás solo un ejemplo, una alegría efímera, una diminuta dosis de ilusión y poco más. Por eso, ahora nos toca a nosotros estar a la altura de las circunstancias. Es nuestro partido.

25 comentarios:

  1. Entusiasmo y alegría efímera que nos sirve de poco... ni en botellitas ni en pequeñas dosis ;).

    Confieso que puedo acercarme más a los que han tachado de "amargaos" "aguafiestas" "politizadores del deporte" pero he luchado lo mío contra ello por que sé que a mucha gente le gusta disfrutar de estos momentos, como un bálsamo entre tanta mierda informativa y está bien-, lo he visto en los partidos de la copa cuando en Bilbao SOLO existía EL ATHLETIC así con mayúsculas, que allí ya sabes que lo hacen todo a lo MAS grande :p

    La cosa es que no idealicen a los "trabajadores del balompié" que ayer se oía cada cosa... amos que ni son los héroes que nos van a sacar de pobres, ni a los que tenemos que agradecer nada... el partido emocionante, las gentes alegres y saltando, pues muy bien, mañana suena el despertador a las 7 de la mañana, nos ponemos nuestro traje de currela y pa'lante! ¡¡¡hasta el siguiente "evento del siglo"!!!

    Tampoco entiendo lo de atacarse que si son borregos, que si son tremendistas, que si la gente no sale a la calle por otras cosas... confío en la inteligencia de la gente aunque hay una gran facilidad para tirarla por tierra una y otra vez, por todos los bandos habidos y por haber.

    En fins... ojalá y fueramos más solidarios unos con otros, kilos de empatía metería por vena a más de uno pero me quedaré con la imagen de la "botellita de alegría e entusiasmo", una utopía como otra cualquiera ;)
    Bss postcelebración

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay demasiada exageración en todo esto. Los futbolistas juegan al fútbol y su repercusión está principalmente en ese terreno (como industria del deporte), no esperemos que nos saquen las castañas del fuego, porque no va a ser así.
      Una alegría es una alegría, pero para hacer algo de verdad hay que remangarse. No queda otra.
      Ah, y eso que dices de la empatía puede venir muy bien. Es que a veces tengo la sensación de vivir en un país que no solo está profundamente dividido en cada tema, grande o pequeño, sino que parece alardear de eso.
      un besote :)

      Eliminar
  2. De fútbol no opinaré porque sé poco. Pero, aunque no he visto ningún partido de la eurocopa, sí he visto la final y hubo celebración con chapuzón en la mini piscina y todo jeje.

    De las posturas enfrentadas de unos y otros diré que estoy de acuerdo con las dos, con lo que no estoy de acuerdo es que estén enfrentadas, tampoco creo que haya amargados o irresponsables, cada uno se divierte a su manera y eso está bien.

    Con respecto a las movilizaciones debo reconocer que no he podido evitar pensar: "lástima que toda esta masa de gente no se anime a salir en contra de los recortes con su camiseta roja y todo pero que en ella se pudiera leer España Sin Recortes en lo esencial como los sueldos que nos dan de comer, la educación y la sanidad" hummmm demasiado larga la frase para una camiseta no? ;-)

    Pues eso que no aproveche el gobierno la borrachera post-eurocopa y la euforia general para sacar de nuevo las tijeras.

    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, he pensado que hay un momento para cada cosa. Hay un tiempo en que se puede celebrar algo (si se quiere o lo que se quiera, por supuesto) y hay otro tiempo en que hay que agarrar por la solapa a los que tan mal están gobernando y pedirles cuentas.
      El problema es que difícilmente nos conducimos con equilibrio por la vida. Y luego pasa lo que pasa, claro xD
      besos

      Eliminar
  3. No por celebrar eres más frívolo ni por colgar mensajes protesta más comprometido, hay un momento para todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me grabo esta frase a fuego, Blog A.

      Eliminar
    2. Lo suscribo al 100%, Montse, así que otra ronda de esa frase también para mí :)

      Eliminar
  4. bueno a veces yo me siento culpable... de disfrutar ciertas cosas... y encima como estan las cosas
    afuera.. dejando el espectáculo...
    pero por otro no me justifico
    uno necesita escapes...


    hay mas cosas y seguro hasta injusticias... en las que aborreerse y amargarse mas que un limoncito exprimido
    en una mesa de cualquier restaurante. *eso si alcana el sueldo¨por que ya vez esos futbolistas
    ganan para kilos de limones y mas...

    pero no podemos amargarnos por la vida ahi y escondiendo los ojos o el corazón.. o emocionarnos???

    las cosas en el mundo ya estan por los suelos para que tambien te roben el rato

    no se
    hasta verle las piernas a esa chica en el medio tiempo... o yo
    chuleando a todos...
    vaya cosa

    me alegra tanto por españa
    mucho mas...
    y es un contraste
    ayer alfguien queria hacerme sentir culpable porque me emocionaba eso y no apesadumbrarme por mexico
    pero es absurdo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que desde México también lo has disfrutado de lo lindo. Bueno, y que te quiten lo bailao, ¿no?
      Ahora llega el momento de seguir pensando en política, en la situación laboral, en el futuro personal y colectivo, y en todas esas cosas de la cotidianidad.

      Eliminar
  5. Un post muy lúcido, pero sólo un par de puntualizaciones refiriéndome a mí, sólo a mí: yo no critico para nada la diversión ni que esa diversión venga del futbol, lo que critico es el despliegue de esa diversión ,la imposición sí o sí al otro. Yo no voy a ninguna boda a repartir fotos de africanos famélicos, es que los de la boda se cuelan en mi casa con sus gritos y sus celebraciones, obligándome a mí a ser feliz por algo que me parece una farsa, como el que va a la boda sabiendo que los novios se la pegan mutuamente :)
    Y también critico que esa excelencia sólo se ponga de manifiesto en los casos mediáticos en los que también nos han manipulado hasta el extremo: todas las disciplinas tienen excelencia, y algunas son mucho más relevantes que un deporte. No me imagino a nadie coreando orgulloso "soy español" por el científico que cobrando una miseria y trabajando años enteros, se ha acercado a entender mejor el cáncer por ejemplo...eso critico yo. Que se celebre la copa, claro que sí, que la copa divierta a quien tenga que divertir, sí, pero que no lo usen para engañarnos, para distraernos como tontos, que no lo mezclen con patriotismo, que no me obliguen a sentirlo igual, ni me despierten a media noche a bocinazos. Sólo eso, Rain. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la imposición... uf, cuando se vive en comunidad eso está a la orden del día. Porque yo también estoy cansado de que no me dejen dormir a altas horas de la madrugada porque una orquesta esté sonando a todo trapo cerca de mi casa en los festejos de celebración del centenario de "Fulgencio el Libertador", o de las fiestas parroquiales de "Ifigenia de los Cármenes"... o tener que sufrir embotellamientos por la cabalgata del no sé qué o del no sé cuántos, o por un mercado que acaban de instalar, o por unas obras inexplicables que surcan de zanjas toda la urbe... o molestias porque mis vecinos tengan el día ruidoso, porque sí.
      Entiendo que no vienen a mi propia casa a celebrarlo, aunque a mí me afecte como si así fuera. Pero eso: son cosas de la vida en comunidad.

      Y sobre la excelencia... créeme, tonto sería el que se alegrara más por un Mundial de fútbol que por la cura del cáncer. Sobre todo si lo padece o tiene a un familiar en esa situación. Solo que hay cosas que se viven de distinta forma. Si vas a un concierto de música clásica, el público parece guardar una compostura que nunca verás en un concierto de rock. ¿Quiere eso decir que la música clásica no inflama las emociones y el rock sí? No, ya sabes que no se trata de eso.
      Por lo demás, ¿que resulta que hay muchas cosas que parecen funcionar de pena? Ya lo creo. ¿Que no se explica uno que las farmacéuticas, por ejemplo, hagan negocio de la enfermedad? Pues es así. ¿Que es indignante cómo están montados los flujos de dinero? ¡qué me vas a contar!
      Pero es que esta especie que ha llegado a "dominar" el planeta es así de rarita. Y quizás esas rarezas extremas acabarán con ella.

      un besazo, Francesca

      Eliminar
  6. Algo así como que resulta absurdo mezclar churras con merinas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, hay ciertas mezclas que suelen dar cócteles explosivos.

      un saludo

      Eliminar
  7. Eso te pasa por hacerte falsas promesas, en cualquier caso no hagas caso a las mayorías y si crees conveniente el cambio de tercio y opinar, bien opinado está.
    En este país se está cada vez más crispado y la mezcla de churras con aceite y agua con merinas es cada vez más patente y más absurda, cualquier excusa es válida para liarla, para acabar viendo por detrás las banderas consigna de un tema que nada tiene que ver con el asunto que pretendidamente se ataca.
    Bien contado, amigo. Ganas por goleada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se trata de eso: que hay demasiadas ganas de liarla, y al final acabamos enzarzados por todo. Qué lástima.
      Gracias, Sergio.

      Eliminar
  8. Que celebren todo lo que quieran, pero que me dejen dormir por favor!!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que a estas alturas ya se podrá dormir con normalidad. Bueno, si el calor lo permite jajaja
      muaaacks!

      Eliminar
  9. Yo también tiro más hacia los amargados que no lo celebraron (ni lo vieron). Reconozco que quizá en facebook me cegó la animadversión hacia el fútbol, más que la celebración de los demás,que también, pero que vamos si llegan a ser los de Pelota Vasca, por ejemplo, que ganan el campeonato de Europa incluso me alegraría. Me has hecho plantearme cosillas de mis comprtamientos durante estos días :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha servido de reflexión, entonces ya ha servido para algo. Es que cuando lo escribí, pensé: ¡hala, vaya desbarre que les acabo de soltar a mis sufridos lectores! Menos mal que me seguís soportando estas cosas xD
      Ooooooye, así que estás en fB y no me dices nada... Fíjate ahí abajo del todo, en la columna de la izquierda, lo que pone. Tú misma ^^

      Eliminar
  10. Sinceramente, me parece estupendo que la gente se divierta y disfrute. Para eso estamos aquí, ¿no? Pero el dispendio que se ha hecho para que estas personas compitan allí, la consiguiente celebración y demás, me parece un gasto completamente inncesario en un momento como éste.

    No tengo ni idea de dónde salen esas primas. Algunos aseguran que de la Federación. Pues si es así, que no salen del Estado, creo que la Federación cuenta con dinero suficiente como para estar recibiendo subvenciones. A otros les hace más falta.

    Estamos enriqueciendo a gente muy rica ya. Pero, además, no importa que caigan fulminados en el campo, como sucede muchas veces con esos ritmos de exigencia, lo que queremos es que ganen al precio que sea. ¿Qué deshumanización es ésta?

    Sí vi el último partido, me alegré y punto final. Lo penoso vino después...

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte lamentable del espectáculo futbolístico (en general, no solo eurocopero) es la permisividad que hay en ciertos temas, por ejemplo: pagos a Hacienda, ayudas públicas... Es exagerado. Se debería buscar más la autofinanciación y dejarse de historias. Si hay recortes para lo esencial, ¿por qué no los va a haber para esto?
      He leído en alguna parte que la Federación se ha embolsado no sé cuántos millones por ganar la Eurocopa. ¿De dónde han salido? No lo sé. Patrocinadores, entre otros, supongo. Pero con ese dinero que no pidan de donde no tienen que pedir.
      Ahora esto ya es agua pasada. Terminó el fútbol y la vida de verdad continúa.
      besos :)

      Eliminar
  11. Cuando acabó el partido entrevistaron a Mariano Rajoy y el presi dijo que aunque España vivía una situación difícil por unos momentos todos los españoles estarían felices. Automaticamente pensé para mí, "Sí, los que tienen una orden de desahucio para mañana están dando saltos de alegría". A mí me gusta el fútbol, pero tal y como están las cosas creo que se deberían medir mucho las frases de celebración, sobre todo viniendo del presidente del gobierno. Simplemente no está el horno para bollos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero un grave error que el presidente del gobierno se convierta en un hincha más. Si (gran) parte de la situación que vivimos se debe al gobierno, su tarea principal es la de hacer que la cosa marche y no tratar de administrar analgésicos en forma de éxitos deportivos.
      Otra cosa es que los aficionados, hartos de tanta porquería, se den una alegría por unos minutos. Si quieren y pueden.

      Eliminar
  12. No me gusta el fútbol amigo y el fanatismo menos. Pero si me gusta lo que quieres trasmitir con esta entrada. Besos a tutiplen!! :)

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, algo importante le faltaría a este post.

Gracias por mejorarlo :D