martes, 6 de enero de 2009

volver a empezar

(62ª parada)
“Y aunque tu inicio haya sido insignificante, tu futuro prosperará en gran manera”.
(Libro de Job, cap. 8: 7)

El título: igualito que el de la primera película española oscarizada, aquella de Garci. Pero con el argumento que cada cual quiera ponerle. Curiosa costumbre, ésta de empezar cada nuevo año un 1 de enero. No coincide con ningún solsticio ni equinoccio. No es el día de una gran fiesta señalada. No se conmemora nada que fuera vital para el desarrollo de la Humanidad... Eso sí, queda muy bien empezar un 1 de enero. Mejor que un 8 de abril, por decir un día al azar (que habrá ochos de abril muy importantes para alguien, seguro). Trato de ponerme en el pellejo de un extraterrestre que observara ese júbilo y centelleo de fuegos de artificio y luces variadas, de campanadas, canciones y algarabía, extendiéndose en la noche como una oleada que recorriera los husos horarios a la velocidad de la rotación terrestre. Supongo que me sentiría algo perplejo por esa casi unanimidad para celebrar algo relativamente trivial, cuando luego faltan y faltan acuerdos para cosas muchísimo más importantes. En fin, un día es un día (o “se hundía, se hundía...”, como decía aquel otro). Aquí estamos, deseándonos felicidad... como si la felicidad fuera el resultado de un sorteo que toca a algún que otro afortunado de los que compran boleto, como si no se pudiera hacer por alcanzarla nada más que quedarse esperándola. Los más listos saben que la felicidad no es amante esquiva, sino que se puede cultivar en el jardín interior (aun independientemente de los temporales de afuera) y verla florecer a diario. Pero hay que trabajárselo. Así que yo no voy a desearos felicidad, sino, más bien, que la cultivéis.

Una forma interesante de ponerse manos a la obra con ese sembrao, sería recomenzar. Puede que haya que comenzar desde cero o puede que no, pero siempre hay algo nuevo que emprender o algo viejo que retomar. Recuerdo una frase de Norman Rockwell cuando ardió completamente su estudio en Arlington: “En parte, el fuego fue beneficioso... se llevó por delante muchas telarañas”. A veces, nos quedamos lamentándonos por la desgracia que merodea alrededor o nos quejamos por tantas cosas que van mal, pero pocas veces estamos dispuestos a desterrar esas ideas preconcebidas, hábitos viciados o incluso comodidad de acción y pensamiento, que nos impide progresar hacia mejores cotas. Como diría un filósofo de la calle, preferimos involucrarnos a comprometernos. Lo que pasa al preparar unos huevos con beicon (vamos: panceta de toda la vida): la gallina se involucra, pero el cerdo se compromete. Así, nos ahorramos ingresar en el hospital durante una temporada por tratar de mediar en un caso de maltrato (aunque hay quien lo hace), no tenemos que ir en persona a socorrer a nadie de la más absoluta indigencia con el riesgo de perder la propia vida o recursos (aunque hay quien lo hace), podemos escribir acerca de lo que se debería hacer, en lugar de ser consecuentes y actuar (aunque hay quien hace esto último) ...y un largo etcétera con el que me pego un tirón de orejas. No soy yo nadie para decir a los demás lo que deben o no deben hacer. No es ése mi cometido. Por eso pido que no se me tomen estos pensamientos en voz alta (en letra escrita) como un reproche para nadie que no sea yo mismo. Sobre todo, porque es a quien más conozco y con quien me puedo permitir este tipo de licencias.

Y así estuve estos días de despedida y bienvenida de año: recomenzando. La edad de piedra fue un buen lugar para recomenzar. Me convertí por unos días en mi propio abuelo. Es decir, el padre de mis padres. Y puedo asegurar que me he sentido inmensamente feliz. Prepararles la comida, cuidarles, sacar a mi madre a pasear (que tanto necesita moverse, aunque se resista), llevarles ilusión y algún que otro consejo, animarlos a mejorar y que no permitan la victoria de las depresiones... Hace un tiempo, no estaba preparado para esto. Me desesperaba, me superaba, me tenía desarmado... No podía (no quería) ni imaginar a mis padres en semejante estado. Pensaba: ¿tendrá que ver la crisis de los 40 (tan cercanos) con el relevo generacional? Pero una vez asumida la situación, desterrados los lamentos y acopiados los recursos en la mente, se tiene la claridad y sencillez para ser útil. Y cuidándoles y haciendo algo por ellos, ellos me han cuidado y han hecho algo por mí. Siempre lo harán: son mis padres. Y otra vez he sido su hijo, el que vivía con ellos, aunque fuera por unos días. Ha sido hermoso volver a empezar.

Un día de los que pasé en Castellón, en casa de mis padres, encontré en un cajón unas fotos de hace bastantes años. Me hizo gracia ver de qué manera va pasando el tiempo... madreeeeé... Y no sé cómo hago yo que no tengo estas viejas fotos de familia. Así que, con los medios de los que disponía, hale! a digitalizar esas instantáneas familiares para mi colección personal. Apenas tengo fotos mías, ni pasadas ni actuales. Y no sé por qué, con lo que me gusta la fotografía (o quizás por eso, que siempre estoy al otro lado del objetivo). Y aunque siempre he sido bastante reservado en este blog acerca de mis cosas más personales (y lo sigo siendo), por esta vez, y ya que estoy compartiendo algunas vivencias de estos días, voy a pegar aquí parte del botín-gráfico-navideño-castellonense de mi propio pasado.

(click en la imagen para ver grandecita)
En la foto 1: mis abuelos maternos. Mi abuela materna (y madrina) falleció hace un par de años, un diciembre. Con su muerte, me quedé sin abuelos. Mi abuelo materno había muerto mucho antes (creo que yo tenía 7 u 8 años, no recuerdo bien). Ahí se lo ve... con su bastón, por culpa de las heridas de metralla de las que nunca acabó de recuperarse y que sufrió en la guerra civil, esa mierda de la que tanto nos gusta discutir todavía y que tuvieron que padecer dos o tres generaciones de españoles. También fue a causa de esa mierda que un aragonés de cerca de Zaragoza y una gallega de cerca de Ferrol se acabaron conociendo en el hospital y voilà! primer acto de nuestra carambola familiar. En la foto 2: esa bolita gorda en brazos de mi yaya soy yo. Mi madre sostiene a no sé quién (porque a mi hermana aún le faltaban 4 años para aterrizar por estos lares). El nene de la corbata y los pantalones cortos (jajaj qué elegancia) es mi hermano mayor. La nena de al lado es hija del señor de traje oscuro que parece mirarnos desde atrás, un hermano de mi abuela. Sobre lo que se celebra: ni idea, créanme. Posiblemente, el bautizo de la criatura desconocida. Foto 3: cumplo un par de añitos. De esta foto he visto varias versiones, pero sólo encontré ésta en la que me hace eclipse de cara la mano del doble de Picasso (eclipsado, a su vez, por los restos del botellón). Me gusta de todas formas. Uno de los piropos más majos que me han dicho en esta vida (mi amiga A) fue que le gustaba mi sonrisa, porque es una sonrisa con la mirada. Creo que tiene razón. Ya me lo noto en esta instantánea: me imagino la sonrisa picarona que tengo ante esas velas que voy a soplar. Por cierto, el doble de Picasso es mi abuelo paterno. Detrás de mí, una prima mía (sobrina de mi padre). Mi abuela de pie (y con ese mandil de gallega-gallega) y un familiar de mi padre a la derecha de la foto (no recuerdo bien su parentesco). En la foto 4: mamá y los tres hermanitos. A mi padre, que no sale en ninguna de éstas, le debe de pasar como a mí: que está siempre al otro lado del objetivo. Sintiéndose orgulloso de su familia, seguro. Aunque a su manera, claro. En la reserva, calladamente. Más de una vez me hubiera gustado que fuera más abierto expresando sus sentimientos de cariño, pero también he aprendido que (como escribió Shakespeare) Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede. Porque hay personas que nos aman, pero que no saben cómo demostrarlo... El de abajo con sonrisa picarona ya sabéis quién es. Por los cortes de pelo de ambos hermanos varones, diríase que la producción de tazas en el país iba viento en popa a toda vela. Bien. A los dos elementos que me flanquean en la foto los eché mucho de menos estos días... No fue posible reunirnos. Seguramente, este año nos desquitaremos. Son personas geniales, de quienes lamento no haber disfrutado y aprendido más en los años pasados. Pero nunca es tarde.

En fin. Lo que me pasa un día que no tengo muchas ganas de escribir cosas elaboradas y bien estructuradas es que el lector desprevenido que se deje caer por aquí puede encontrarse con estas zarandajas. Y quedarse con la misma cara que un pavo escuchando una pandereta. Bueno, como decía al principio: “se hundía, se hundía...” y otro día, otras cosas.

No quería terminar sin dejar una cancioncilla, de ésas de recomenzar. Hay una que me gusta mucho y que siempre me ha dado bastantes esperanzas, porque demuestra que hasta los tipos más tristes por naturaleza se pueden permitir una alegría en la vida.


Al lado también de unos amigos tan queridos como vosotros.
Que sepáis que estuve de viaje, pero os llevé en la maletita de mi corazón.

16 comentarios:

  1. Nunca mejor dicho. Un beso y un fuerte abrazo. Gracias por haber dedicado estos días a los papás! Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. A todos nos gusta volver a empezar. Aunque no sea más que para olvidarnos de tantas meteduras de pata y de tantas inconsecuencias por nuestra parte.
    Si eso pasa a los cuarenta, imagínate a los sesenta.
    Las fotos son un buen refugio para situaros y reflexionar.
    También para huir de lo elaborado y caer en lo que se siente en lo más hondo.
    Gracias por compartir tus sentidas vivencias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ay, R! Menos mal que has vuelto. Juaaa, mañana, ha empezar otra vez. Me quejo de exceso de mimos, porque me ha dado tiempo a todo, también a pasar la gripe,jeje.

    Pero ayudan los amigos blogueros a retomar la marcha.

    Este post es diferente y me encanta, es más personal.Estáis todos muy guapos, tumamá y tú, en extremo. Ponnos muchos personales, que no te cueste tanto mostrar cariño, ainsss, mi R.!!!

    ResponderEliminar
  4. Feliz año nuevo . Me gusta eso de recomenzar.
    Vaya parece que el dia va de fotos . ( te aclaro que la que colgué en el blog no es mia ...ya quisiera , desconozco el autor y la tenia guardada por aqui)las que yo hago las firmo , jajaja, para que se vea que no tienen nada que ver con las que pongo habitualmente.
    me ha encantado ver estas fotos tuyas .
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Bueno..... Rain.... me ha encantado....

    Quiero agradecerte tu sinceridad.... haber resucitado... a todos nos ha pasado..... particularmente, tuve hace unos años, creo que son ya cuatro, que tuve que traerme a vivir a mi madre a casa conmigo, por que ella sóla ya no podía y mi padre murío hace años..

    El que los estes cuidando, para mi, al menos para mi, te honra, y me conmueve, se lo que significa.

    Y resucitar.... yo tambien tuve mis dudas y en su momento me superó...

    Hoy cada día que pasa soy feliz de tener a mi madre al lado un poco mas y lo mas importante soy, he sido capaz de hacerle un espacio en mi interior en mi vida, en la de mi familia y seguir siendo feliz, seguir siendo felices, todos.


    Un besazo... muy fuerte de corazón

    ResponderEliminar
  6. Pues el 8 de abril también sería un buen día, jejejejej, sino que se lo digan a mi hermana....que es su cumple!!!

    Bromas a parte, veo que tu navidad ha sido silenciosa e interiormente, auténtica. Donde los sentimientos superfluos se dejan a un lado, y alimentamos de verdadero amor nuestro corazón.
    Te entiendo, y lo comparto.

    Maravillosas la fotos, de esas que parecen del año mil y que tienen un emocionante significado (por cierto, no sabía que tenías parentesco con Picasso, jajajaja).

    Veo que tus raíces castellonenses te tiran, y eso es muy bonito, aunque te comprendo perfectamente en ese miedo por aceptar el paso del tiempo para tu familia, para tus padres, más que para ti mismo.

    Y tengo que decirte una cosa: que a mi personalmente me encanta cuando escribes estas zarandajas...

    Espero que este año te regale aquello que de verdad anhelas.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  7. Raindrop, Rafa.. como te abriste el corazón, de que manera mi niño.
    Y te leo y te vuelvo a leer, y miro las fotos, y veo en tu interior, y entiendo todo, y sonrío al leerte y saber y con mucha certeza, que tienes un corazón que no te cabe en el pecho.
    Creo que es la primera vez, que abres tanto tu corazón.. en el blog.. tal vez esté equivocada no lo sé.. pero te admiro como persona y me siento afortunada de haber dado contigo en su día, es genial, poder rodearse de tan buena gente, como eres tú.

    Ojalá este año, sea un buen año para todos,, aisssss, nada niño, que me has dejao muy tocá!
    un abrazo grande de corazón para ti y los tuyos.. Muackkkkkkkkkkkkkk!.

    ResponderEliminar
  8. Esa apertura de entrañas sirve para confirmar que detrás del hermético intelectual, bota un corazón grande como una sandía. Nada que me pille de sorpresa.

    Un fuerte abrazo, y un feliz año 09aunque lo tengamos que pasar agachados por si vuelan los proyectiles.

    ResponderEliminar
  9. A veces, nos quedamos lamentándonos por la desgracia que merodea alrededor o nos quejamos por tantas cosas que van mal, pero pocas veces estamos dispuestos a desterrar esas ideas preconcebidas,..

    Que gran verdad Raindrop.
    Y que bonito viaje al pasado...

    ResponderEliminar
  10. Volver a empezar... no sabes cuanto te entiendo en este post y no sabes lo que me gusta leerte así, sin tener que hacerlo entre líneas (sigo diciendo que el que escribe se muestra en una u otra manera).
    Y lo hago porque este año he tenido la oportunidad, por algo negativo pero una oportunidad al fin y al cabo, de regresar una y otra vez a mis fuentes, disfrutando de mis progenitores, de la familia aunque ésta esté un tanto rota y tocada y también ha habido momento foto ¿sabes que tengo una parecida a la tuya soplando las velas? pero el prota era mi hermano eldeenmedio

    Pero hablemos de tí y de que me alegro que hayas disfrutado y enriquecido en estos días y sobretodo que hayas enriquecido a quien lo necesitaba de verdad.

    Es un placer formar parte de tu circulo cibernético, de verdad.
    Un beso, compañero

    ResponderEliminar
  11. Ana
    Holaaaa :D
    jeje ya de vuelta.
    besos

    ybris
    Ha sido un placer compartir estas pequeñas cosas. También eso ayuda a recomenzar, ya lo creo.
    un fuerte abrazo

    Yuria
    jajjaja puede que tengas razón, pero ni te imaginas lo que me cuesta desnudarme en público.
    Me alegro de que lo hayas disfrutado.
    besos

    Churra
    Vaya! La foto era muy buena, sí. Pues había pensado que era tuya :D
    Feliz Año
    besos

    Estrella Altair
    Me satisface comprobar que existen este tipo de coincidencias porque, pensando en ello, resulta más fácil entenderse.
    Gracias por compartirlo.
    besos

    ResponderEliminar
  12. Xiketä
    jajaj ya sabía yo que diciendo un día al azar, le tocaba algo a alguien ;D
    Sí que fueron unos días diferentes. Muy diferentes, en cualquier caso, a lo que tengo por cotidiano.
    Por cierto, no tengo raíces castellonenses. Mi familia está allí de pura casualidad, por esas cosas de la vida.
    besos

    Tormenta
    Me siento muy superado por esas palabras tan amables que me dedicas. Yo te agradezco que eres como eres y que sé que siempre puedo contar contigo. No se puede pedir más.
    besos

    el instigador
    Oye, que me voy a sonrojar :D
    Gracias, amigo
    un fuerte abrazo

    samuel
    Sé muy bienvenido.
    Me alegra que te haya agradado este vistazo hacia atrás.
    un fuerte abrazo

    Avellaneda
    He supuesto que tú, en estos días, también andabas en asuntos familiares.
    Me alegro muchísimo de volver a verte. Te he echado de menos :D
    besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que siempre estamos empezando un poco, siempre andamos medio perdidos intentando enganchar la rama que nos impulse para empezar de nuevo. Las fotos son un buen bálsamo para reconciliarte con lo que has sido, con lo que tuviste y quisiste ser. Y con los que te rodean, sobre todo, la familia. Porque en ella siempre hay sostén, y también distancia, hay paz y también torbellino, hay unión e independencia, hay amor, del bueno, y también fisuras. Y lo que hay, en definitiva, es tuyo, te pertenece, te compone y te sostiene. Haber acompañado a tus padres seguro que te hizo bien, pese a todo, o por encima de todo.
    Las fotos de tu familia son muy hermosas, me han gustado especialmente la de tus abuelos (qué historias tan interesantes me han sugerido tus palabras y sus figuras), qué decisión y fuerza en la mirada de tu abuela. Y también me ha gustado mucho la de los tres hermanos con tu madre (qué guapa, por cierto). Tu sonrisa es de caramelo, pero la mirada pícara la diriges a tu padre -si es que fue el fotógrafo-, y hay mucho de complicidad en ella. La hay entre todos, es un relámpago congelado en el tiempo, una chispa de energía que recibe el que ve la foto. Me encanta la fotografía en blanco y negro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Tamara.
    ¡Qué comentario tan hermoso el que me dejas! :D

    besos

    ResponderEliminar
  15. No había leído esta entrada tuya de "Reyes", y ahora conforme la leo me sentido como si fuéramos viejos amigos, alrededor de una mesa con humeantes tazas de café sobre ella y charlando sobre lo divino y lo cotidiano.
    Y te he sentido más cercano que nunca.
    Se agradece la charla en esta tarde noche fría y con ruido de lluvia y relámpagos tras los cristales.

    .... He muerto y he resucitado,
    con mis cenizas un árbol he plantado
    su fruto ha dado, y desde hoy
    algo ha empezado.....

    ResponderEliminar

Sin tu comentario, algo importante le faltaría a este post.

Gracias por mejorarlo :D